Noticias

¿Eres autónomo? No todo desgrava. Estos son los gastos que te puedes deducir

PRENSA. Domingo Gallego, asesor de ATA, en EL País. Publicado el 12 de noviembre de 2016

El vaso puede estar medio lleno o medio vacío. Depende de cómo se mire. Lo saben bien muchos trabajadores por cuenta propia. Se encuentran ante este dilema cada vez que preparan una factura o se enfrentan al tan temido "trimestre". Entonces, la sonrisa que se les había esbozado al calcular lo ingresado suele desaparecer a medida que empiezan a aflorar gastos e impuestos. No hay que engañarse, el batacazo puede ser muy duro y la cifra a embolsarse más exigua de lo que se imaginaba. Por ello, la ley permite deducirse parte de esta carga; pero ojo, no todo vale. Depende de muchos factores, entre ellos el tipo de actividad o el régimen de tributación al que el profesional esté acogido. Y la interpretación de Hacienda, que en determinados casos es muy restrictiva.

Los problemas surgen porque la normativa no recoge de manera expresa todos los gastos fiscalmente deducibles y algunos de los criterios utilizados son más bien subjetivos. “Y todos los modelos son de autoliquidación, es decir que el responsable de probar lo que dices eres tú”, puntualiza Domingo Gallego, asesor técnico en la Federación Nacional de Trabajadores Autónomos (ATA). Considerando un trabajador en régimen de estimación directa simplificada (es decir, que gana menos de 600.000 euros al año), y sin personal a su cargo, ¿cómo puede reducir gastos y qué capítulos le pueden traer problemas?

El texto completo en la Web de El País