ATA en medios

«Confío en que los ministerios económicos estén en el PSOE»

Texto: Luis G.E. Foto: Víctor Ballesteros. Diario La Tribuna.

Antes de empezar la entrevista, Lorenzo Amor pregunta cuándo va a salir. Y eso demuestra dos cosas. Una de ellas es que está acostumbrado a cómo funcionan los medios de comunicación, pues preside la Federación de Autonómos ATA en España desde 2004 y ha sido el portavoz de este colectivo con Zapatero, Rajoy y Sánchez. Otra cosa que demuestra es que sabe que en la última semana la actualidad va cambiando de día a día y de hora en hora. Dimite Rivera. Acuerdan Sánchez e Iglesias. Alemania no entra en recesión por los pelos. Los CDR cortan la frontera…
El acuerdo de Gobierno entre PSOE y Podemos se desbloqueó en 48 horas después seis meses bloqueado. Que Nadia Calviño se perfile como vicepresidenta económica ¿es una buena noticia para ATA?
La mayoría de los españoles lo que ha votado es moderación. Prácticamente un 60% ha votado a partidos moderados y creo que el Gobierno tiene que ir en esa línea, sobre todo en la política económica porque hay que tener en cuenta el contexto en el que estamos: en una desaceleración de la economía y de la creación de empleo. Tenemos varios factores que preocupan y que no sabemos a corto espacio de tiempo qué es lo que va a ocurrir.
Por otro lado, la deuda española, que es  uno de los grandes problemas que tenemos en nuestro país, está en un 70% en manos extranjeras. No solamente tenemos que dar credibilidad, sino aparentar esa credibilidad. Confío en que los ministerios económicos estén bajo el paraguas de esa moderación del PSOE, entre otras cosas porque hay experiencia y es momento de gestión. Y, por otro lado, porque el PSOEsiempre ha defendido el diálogo social, que en el entorno en que nos vamos a mover es fundamental.

Apartes de nombres y apoyos, si hay Gobierno y estabilidad ¿qué s lo que tiene que llegar sí o sí a los autónomos esta legislatura?
Estamos hablando de una hipótesis. Hemos conocido un acuerdo entre dos formaciones políticas, cuyos diez titulares los compra el 90% de la ciudadanía, pero hay que ver la letra pequeña. Y hay que ver qué ocurre con el acuerdo. Quiero refrescar la memoria. Hace prácticamente once meses se llegó también a un acuerdo de presupuestos y luego fue tumbado en el Parlamento y dio pie a la convocatoria de elecciones y la inestabilidad en la que hemos estado. Hay un acuerdo, pero hay que ver si ese acuerdo avanza o no avanza.
Nosotros, desde las organizaciones empresariales y de autónomos, siempre vamos a estar, como lo hemos hecho, con todo gobierno. Es nuestra obligación para defender los intereses económicos, profesionales de nuestros representados, pero también para mejorar la economía y la creación de empleo. Ahí tendremos que estar con el Gobierno, sea del signo que sea, pero eso sí, no renunciamos a nuestras propuestas y medidas. Quién mejor que los que generan empleo para saber lo que necesitan en cada momento.
Los dos partidos que han llegado al acuerdo han hablado en campaña de subir los impuestos, pero a los que más tienen. ¿Esa subida la verían bien?
Si  mañana se le sube los impuestos a una gran empresa y se le presiona fiscalmente, para tener beneficios esa gran empresa incidirá esa subida en sus proveedores, que son principalmente pymes y autónomos. Cuando a uno se le sube el IVA, inmediatamente se le encarecen los precios que ofrece al consumidor. Creo que lo que toca es una equidad fiscal y una fiscalidad muy contraria a subir impuestos.
Si estamos en una desaceleración, lo que toca ahora mismo es reducir impuestos para que los españoles tengan más disponiblidad de gastar, para que se pueda generar más empleo y actividad. El 60% de nuestra economía depende de nuestro consumo interno.  Pero si subimos los impuestos, castigamos el consumo interno.
La desaceleración se ve en los datos macro, pero los autónomos que están muy al pie de la economía de la calle, ¿tenéis esa sensación de que es una desaceleración seria o solo un aviso de lo que puede llegar si no se toman medidas?
Si se mira la nota de prensa que ATA publicó hace un año sobre los datos de la EPA. ATA ya advertía de la desaceleración en la creación de empleo. Los autónomos somos un termómetro. Fuimos el primer colectivo que empezamos a crecer en 2012, después ya fue creciendo la creación de empleo en régimen general. Nosotros ya advertimos que estaba habiendo un problema en la desaceleración en la creación de empresas, de actividades y aumentando las bajas de autónomos. Claro que lo notamos, somos los primeros en notarlo. Y los ciudadanos también: el índice de confianza del consumidor está ahora a un nivel de los peores años de la crisis.
Dado que son de los primeros en notarlo ¿hay que estar preocupados o tampoco tenemos que llevarnos ya la manos a la cabeza?
Hay que estar preocupados, pero no hay que generar alarma porque no es para estar alarmados. Pero todo depende de si somos capaces de revertir la situación o agravarla con políticas económicas que signifiquen un lastre para la creación de empleo  y un lastre para el crecimiento económico, evidentemente podemos decir que podemos llegar a una situación de alarma.
No será así si lo que hacemos es combatirlo con unas políticas con un gobierno moderado, estable, con capacidad de dialogar con empresarios y sindicatos y buscando lo que hay que hacer, que es poner autopistas a los que van a generar empleo. Se habla de derogar la reforma laboral y es posible que haya algunos puntos que tengan que cambiarse o mejorarse, ¿pero cómo vamos a derogar la reforma laboral si en el momento en el que estamos, con crecimientos por debajo del 2% estamos creando empleo? Antes España necesitaba crecimientos superiores.
En campaña se ha hablado mucho de despoblación. ¿Qué hay que hacer para que no cierren negocios o para que alguien se quede en el pueblo o vuelva para emprender?
Nosotros venimos hablando de este problema desde hace mucho tiempo. Hay comunidades que pierden autónomos, pero no en las capitales, sino en las pequeñas poblaciones. Si no hay habitantes para venderles cañas o coca colas, el bar cierra. ¿Cómo combatirlo? Es muy importante el emprendimiento femenino en el ámbito rural. Las mujeres autónomas asientan población. Ahí hay que apostar, al igual que hay que apostar por el relevo generacional y sucesión empresarial. Hay muchas actividades que cierran en los pueblos y algunas veces es por eso, porque los hijos no se quieren quedar. Pero a la vez tenemos una tasa de paro juvenil elevadísima, así que tendremos que trabajar para intentar ligar a ese joven con inquietud con ese cierre de esa empresa.
La despoblación tiene que ser un elemento fundamental para mejorar  la financiación de las comunidades y hay que ayudar fiscalmente a que las actividades se establezcan en esos territorios. También es verdad que hay que llevar infraestructuras y no estoy diciendo que llevemos un tranvía. Hay territorios en esa España rural donde no llega el 3G cuando ya se está hablando del 5G.  
¿Los estudiantes quieren seguir siendo funcionarios o ya quieren ser emprendedores?
La mayoría de los estudiantes admiten que quieren seguridad en el trabajo y muchos de ellos no ven el trabajo por cuenta propia como seguro. Es verdad que el emprendimiento está ganando ahora más fuerza, pero hay más cosas que mejorar, como la segunda oportunidad o dignificar la figura del empresario, que hay veces que a uno le molesta que le señalen como el malo de la película. Invitaría a la gente a conocer más de cerca qué es un empresario.
Uno de sus caballos de batalla es la segunda oportunidad. ¿Qué falta para que se desarrolle?
La segunda oportunidad es algo necesario. En España el gran problema que tiene el emprendedor, el empresario y autónomo es que se estigmatiza el fracaso. Hay países anglosajones donde el fracaso es una virtud, un motivo para que te den un crédito. Aquí no. Aquí al que fracasa se le aparta. Es muy difícil levantar cabeza. Tiene que haber una verdadera Ley de Segunda Oportunidad. Muchos empresarios y autónomos fracasan por culpa de la morosidad pública, porque no han podido aguantar financieramente impagos de la Administración. Y sin embargo, se les deja tirados.  
¿No se ha ido mejorando lo de la morosidad pública?
Se ha mejorado en unos años, pero desgraciadamente en estos momentos vemos que ninguna de las tres administraciones, ni la estatal, ni la autonómica ni la local, cumplen la ley de media. En el ayuntamiento de la ciudad en la que yo vivo, en Jerez de la Frontera, se tarda en pagar 414 días a sus proveedores y es una ciudad con 220.000 habitantes. Me pregunto si alguien puede aguantar sin cobrar una nómina 414 días. Hay autónomos que aguantan 414 días para cobrar una factura, que a lo mejor es del arreglo de un acerado.
Han presentado con la Fundación Mapfre un informe que revela que la protección social que tienen los autónomos es un mundo complejo. Por un lado hay bastantes derechos, por otro hay bastante desconocimiento y es clave la base de cotización que se elige para luego tener una prestación mayor…
Entre el autónomo y el asalariado siempre hay una diferencia. Como el asalariado no paga su cotización a la Seguridad Social, le preocupa cuál es su base de cotización.  El autónomo no pregunta por qué base cotizo, sino cuánto me va a costar.  Los autónomos mayoritariamente saben lo que pagan a la Seguridad Social cada mes, pero no saben por qué base de cotización pagamos esa cuota. Luego vienen las sorpresas cuando uno tiene una incapacidad, por ejemplo. Si nos habéis cobrado por 944 euros y nos corresponde de media el 70%, pues corresponden 700 euros.
Es algo que se está trabajando ¿se nota que los autónomos están cambiando esos patrones de funcionamiento en cuanto a lo que pagan?
Lo que estamos viendo es que cada vez más los autónomos mejoran sus bases de cotización. Es verdad que hay un núcleo de autónomos importante, en torno a 800.000 de los tres millones en España, cuyos rendimientos netos, es decir la diferencia entre ingresos y gastos, está por debajo del salario mínimo. Hay 800.000 autónomos que no llegan a ser mileuristas y para estos tener que pagar 300 euros de cotización social se les hace cuesta arriba.
¡Menuda gracia le hará a ese autónomo mileurista que paga 300 euros de cotización que luego haya casos de economía sumergida!
Ese es el problema. A nosotros nos parecen muy bien las inspecciones de Hacienda, de Seguridad Social, el control horario, que se busque todo el que incumple la ley, pues que la cumpla. Pero en España hay 800.000 actividades que se realizan cada día que no están en la base de datos ni en la base de Hacienda. Ahí sí que hay horas extras no pagadas y ahí sí que hay IVA no pagado. No estoy justificando a aquel autónomo que no paga las horas extras de sus trabajadores. Lo que digo es vayamos a buscar la economía sumergida en las farolas y en los buzones.
Quizá por toda la polémica de los riders hay la sensación de que con la crisis ha aumentado el número de falsos autónomos ¿Es así?
Nosotros  no vamos a negar que hay falsos autónomos. Pero le puedo decir que a día de hoy hay más falsos autónomos en el periodismo que en el mundo de los riders.  Hay 55.000 periodistas autónomos y en torno a un 10% son una forma encubierta de trabajo asalariado. En España hay unos 100.000 falsos autónomos si llega. En la propia EPA refleja que hay 300.000 autónomos que dependen de un empleador, pero en esos 300.000 autónomos tienes a 8.000 agentes de seguros que trabajan para Mapfre en pueblos con su local y su oficina. ¿Son estos falsos autónomos? No, organizan su vida, su trabajo y tienen su local.
Tenemos que distinguir donde hay un autónomo que tiene dependencia de un solo pagador y donde hay una forma encubierta de un trabajador salariado. De los 3,2 millones de autonomos, hay determinados sectores muy concretos en que se está utilizando esta figura, pero tampoco pensemos que está de forma desorbitada.

Las más populares

arriba