Noticias

Uno de cada tres autónomos andaluces subiría su base de cotización si mejoraran las prestaciones

Córdoba, 25 de junio de 2019. Uno de cada tres autónomos de Andalucía, el 36,9%, se subiría la base de cotización a la Seguridad Social si mejoraran las prestaciones a las que tienen derecho, según se desprende del informe “El trabajador autónomo ante la previsión social” realizado por la Federación Nacional de Asociaciones de Trabajadores Autónomos, ATA para Fundación MAPFRE.

El estudio, fruto de una encuesta realizada a más de 1.800 trabajadores autónomos, tiene como finalidad analizar la aproximación de los autónomos a los sistemas de previsión social, públicos y complementarios, e incrementar su conocimiento financiero y asegurador para que puedan tomar decisiones más informadas sobre su futuro.

ACCEDE AL RESUMEN EJECUTIVO TERRITORIAL DE ANDALUCÍA

“Entre los objetivos que tiene Fundación MAPFRE está la promoción de una mayor cultura financiera y aseguradora”, señala Julián Trinchet, Director General Territorial de MAPFRE en Andalucía, “cuanta más información tengan los ciudadanos, mejores decisiones podrán tomar sobre su futuro y, hablando de ahorro complementario y de pensiones, las decisiones tienen que tomarse 20 0 30 años antes del momento de la jubilación, para lo cual es imprescindible estar bien informado. Por eso trabajamos la difusión de esos conocimientos fomentando estudios para colectivos concretos, como este de ATA, o a través de iniciativas como el portal Seguros y pensiones para todos

El Estudio refleja que uno de cada dos autónomos encuestados en Andalucía se muestra predispuesto a subir su base de cotización, de los que el 36,9% señala que lo haría si mejoraran las prestaciones que actualmente ofrecen al colectivo. Cifras superiores a las registradas, de media, en el conjunto nacional, donde únicamente el 28,7% responde que se plantearía una subida de su base de cotización en el caso de que mejoraran las prestaciones a las que tienen derecho.

Frente a esto, el 28,9% de los autónomos encuestados en Andalucía señala la falta de ingresos como principal motivo para no su subirse su base cotización y un 14,1% prefiere invertir el dinero en la contratación de planes privados porque consideran que son mejores que las prestaciones que recibirán del sistema público.


EL 57% DE LOS AUTÓNOMOS DESCONOCE SUS DERECHOS POR EL ABONO DE LA CUOTA

Ante esta situación, el estudio realizado por ATA evalúa el conocimiento que los autónomos tienen y creen tener sobre cuáles son los derechos que se derivan de sus cotizaciones. Prácticamente seis de cada diez autónomos encuestados en Andalucía – el 57% – creen no tener un conocimiento suficiente de las prestaciones que les generan sus cotizaciones a la Seguridad Social a lo que hay que sumar que uno de cada tres autónomos de Andalucía – el 34,1% – considera que sabe lo básico. Incluso un 17,2% de éstos reconoce no saber nada, porcentaje que a nivel nacional desciende hasta el 14,8% de los autónomos encuestados. Tan solo el 3,9% de los autónomos considera que tiene un amplio conocimiento de las prestaciones a las que tiene derecho por ser autónomo y cotizar a la Seguridad Social.

“Es decir, nueve de cada diez (el 91,1%) de los trabajadores por cuenta propia de Andalucía apenas saben que la cuota que abonan cada mes a la Seguridad Social no sólo les garantiza el acceso a una pensión en el momento de la jubilación, sino que también les cubre en caso de maternidad, paternidad, viudedad, orfandad, incapacidad temporal o permanente por enfermedad o por accidente laboral, y el cese de actividad”, apunta José Luis Perea, secretario general de ATA.

La Seguridad Social establece para 2019 la base de cotización mínima en 944,40 €/mes y la máxima en 4.070,10 €/mes. De entre estas dos cifras los autónomos pueden escoger la cantidad por la que desean pagar (el 30% de la base elegida es lo que se cotiza). Ese 30% se distribuye:

  • 28,30% – Contingencias comunes.
  • 0,90% – Contingencias profesionales.
  • 0,70% – Cese de actividad
  • 0,10% – Formación profesional.

Este desconocimiento lleva a muchos autónomos de Andalucía a confundir las contingencias comunes con las profesionales o a no saber que tienen derecho a algunas coberturas como la maternidad o la paternidad. Resulta llamativo que esta falta de información se dé en estos momentos cuando desde el 1 de enero de 2019 todos los autónomos están cubiertos por todas las contingencias posibles tras el decreto ley de 28/2018 que las organizaciones de autónomos pactaron con el Gobierno de Pedro Sánchez.

Desglosando las diferentes prestaciones sociales incluidas en la cotización, la asistencia sanitaria, las bajas por enfermedad y la jubilación son las más conocidas por los autónomos, tanto de Andalucía como del conjunto nacional: siete de cada diez autónomos andaluces – concretamente el 69,9% – afirma conocer que su cotización le da derecho a asistencia sanitaria, el 55,5% a acceder a una baja por enfermedad no derivada de su actividad profesional y uno de cada dos – el 52,8% – conocen que tienen derecho a la jubilación.

En cuanto a las contingencias profesionales, seis de cada diez autónomos – el 58,9% – sabe que esta cotización le da derecho a la prestación en caso de accidente laboral. Frente a esto, cuatro de cada diez autónomos en Andalucía – el 41,1% – cree erróneamente que las contingencias profesionales cubren también la asistencia sanitaria.

El cese de actividad es una de las prestaciones menos conocidas por los autónomos en Andalucía. Sólo un 8%  – un 8,6% a nivel nacional – sabe que tiene derecho al conocido como “paro de los autónomos”. Esta prestación se extendió a todo el colectivo a principios de año: desde el 1 de enero los más de 535.000 afiliados al RETA en Andalucía cotizan un 0,70 % que se incluye en la cuota mensual de 283,35 euros, en el caso de los autónomos que cotizan por la base mínima a la Seguridad Social.

Y es especialmente significativa la desconfianza que el colectivo tiene en esta cobertura. Tres de cada cuatro autónomos encuestados en Andalucía – el 74,8% – tiene poca o ninguna confianza en percibir esta prestación en caso de que tenga que echar el cierre de su negocio, porcentaje 14 puntos superior al registrado de media en España. Únicamente el 2,6% de los autónomos muestra un alto grado de confianza en esta prestación.




SIETE DE CADA DIEZ AUTÓNOMOS DE ANDALUCÍA SUSPENDEN A LA SEGURIDAD SOCIAL

El estudio analiza igualmente cual es la valoración del colectivo del sistema de Seguridad Social en general y cómo lo ven en comparación con la carga impositiva y los servicios del resto de países europeos.

Este sentimiento de mala información y desconocimiento que tienen los autónomos en los sistemas de protección social tiene como consecuencia la baja valoración de las prestaciones de ambos sectores. Así, en Andalucía la valoración general del sistema público de Seguridad Social es negativa, incluso diez puntos por encima de la que la otorga la media a nivel nacional: siete de cada diez autónomos en Andalucía, el 71,1%, suspenden a la Seguridad Social; a nivel nacional el porcentaje desciende hasta el 59,8%. Únicamente el 6,6% de los autónomos andaluces da a la Seguridad Social valoración por encima del notable.

GRÁFICO 9 Valoración del sistema público estatal de la Seguridad Social

Pero sin duda es en la comparativa con los sistemas del resto de países de Europa, dónde la valoración es más baja. Así ocurre con los resultados generales y se acusa aún más entre los encuestados en Andalucía, de los que un 72,9% consideran que el sistema español está por debajo o muy por debajo del resto de países europeos, frente a sólo un 6,7% que creen que el sistema español está por encima o muy por encima del resto países.

GRÁFICO 10 Valoración del RETA respecto a los sistemas de Seguridad Social de otros países europeos

 “Parece clara la falta de información, en este sentido, por ser España punta de lanza en la igualdad de derechos de los trabajadores autónomos, siendo el único Estado que cuenta con un Estatuto del Trabajo Autónomo, pieza fundamental en la igualdad de los derechos de los trabajadores”, señala José Luis Perea.

Como conclusión al estudio, ambas entidades señalan la necesidad de abordar una campaña de concienciación entre el colectivo de los beneficios que les puede suponer aumentar, en la medida de lo posible, su base de cotización y que sirva igualmente para que tomen mayor conciencia de las prestaciones a las que tienen derecho.

Las más populares

arriba